lunes, 9 de julio de 2012

Verano

La cálida brisa veraniega
que se nota al despertarse.
Los rayos de sol
atravesando tu ventana.
Un tal 21 de junio
que trae consigo el verano,
el fin de los estudios,
la época de descanso,
la desconexión con el mundo exterior.
Todos deseamos la llegada,
la llegada de estos dos meses
sin hacer nada.
Sin embargo, añoramos la rutina.
Y lo que puede ser gran diversión,
se convierte en eso, una rutina.
Una rutina, pero sin amigos.
Una rutina, pero sola.
La solución es esperar
y pensar que cada día es una fiesta,
que cada día puede ser mejor que el anterior
y demostrarle al mundo
que el verano no es rutina,
es felicidad