sábado, 27 de diciembre de 2014

Microcuento navideño

Las calles estaban iluminadas. Luces de colores adornaban cada rincón de la ciudad. Una música de fondo acompañaba a aquellos que pasaban. Árboles llenos de adornos encontrabas en todas las casas, más grandes o más pequeños, todos desprendían el espíritu de la festividad. Las tiendas estaban llenas de juguetes, aquellos con los que el gran día los niños podrían jugar. Parecía que en estas fechas la gente era un poco más buena y, aunque fuera por tan solo unos días, esa bondad se respiraba en el ambiente. Todos sonreían, e incluso a los que no les gustan estas fiestas, se alegran por aquellos que sí. Por fin ha llegado la Navidad, la época de la felicidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario